NACATAMAL DIGITAL

Mi foto
Comida típica nicaragüense que representa el mestizaje de nuestro pueblo. Con una mezcla de imágenes, sonidos, música y creatividad, el nacatamal digital representa la diversidad de conocimientos y habilidades de un grupo de jóvenes emprendedores, comprometidos con la alfabetización digital.

jueves, 14 de enero de 2010

ESCUCHA MI VOZ

video

Mis hermanos nacatamaleros he aqui nuestro primer video reeditado por Eliezer en Control Records producciones, con el programa Sony vegas, gracias a DIOS y al esfuerzo, espero que les guste y que bendiga sus vidas, gracias por creer en nosotros.

Feliz año nuevo les desea VOCES UNIDAS...

sábado, 8 de agosto de 2009

"Voces Unidas para hacerse oir"

por B. Ramirez /

Recientemente salió publicado en "La Brújala" un artículo muy interesante, titulado: "Voces Unidas para hacerse oir", de Yalani Zamora, acerca del grupo Ministerio Voces Unidas, del cual forman parte nuestros amigos "los seleques"- como cariñosamente les llamamos durante los Talleres de Producción Musical y Sonido Digital Creativo- Aquí se los dejo para que conozcan un poco más sobre su admirable labor:
http://www.labrujula.com.ni/noticia/288

Foto: Yálani Zamora.

Voces Unidas para hacerse oir
Yálani Zamora A.

En ocasión del Día del Niño, el programa de televisión juvenil "Abre tus Ojos" documentó los esfuerzos de varios grupos de chavalos que están buscando como hacerse oir. Yálani Zamora estuvo ahí, y nos lo cuenta.

Son las diez de la mañana. Un grupo de adolescentes se prepara para grabar un programa especial en conmemoración de los derechos de los niños.
Para celebrarlos, se ha decidido mostrar en televisión los proyectos de adolescentes comunicadores, promotores y jóvenes músicos.
La producción del programa está a cargo de Imaginarte Films y empezamos con los adolescentes promotores de los derechos de la niñez en una escuela de Masatepe.
El tema que quieren abordar con niños y niñas de cuarto grado es la violencia.

“Buenos días”, dicen los alumnos, y me transporto a mis años de escuela. “Venimos a hablarles de un tema muy importante para nosotros —dice Eliezer, el líder del grupo—. Pero antes vamos a levantarnos de las sillas para hacer el saludo indio”.
Son maestros de la atención. Saben que antes de cualquier charla es importante simpatizar con la audiencia. Luego explican la dinámica: repartirán dibujos en los que se retratan los distintos tipos de violencia y después explicarán el contenido con la ayuda de ellos.
En un dibujo se ve a una mujer embarazada siendo agredida por su marido, frente a sus hijos.
Cuando les preguntan si han visto o vivido esas escenas muchos asienten con la cabeza.

Aprender sin miedo

Pasados unos veinte minutos, Eliezer les pide cerrar con un fuerte y escandaloso grito al unísono: “¡Porque vivir sin violencia es nuestro derecho!”.“¿Verdad que nos gusta aprender sin miedo, sin golpes, qué es mejor con cariño?”. “¡¡¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!”, se escucha al coro.Todos aplauden efusivamente y el grupo se despide satisfecho y contento de haber cumplido.
Me pregunto qué pensarán los maestros y los padres al verlos y escucharlos empoderados, pregonando a los cuatro vientos sus derechos.
“También hemos pensado hacer las charlas con adultos, porque ellos tienen mucho que ver. Ya hemos hecho algunas para probar y afinar el método”, me dice Eliezer.“¿Y cómo te has sentido hablándoles a ellos de violencia? ¿Ha sido difícil?”, le pregunto.
Con mucha seguridad, me dice sin titubear: “Los adultos son como los niños. Escuchan y reconocen que están actuando mal”. Me fascina su respuesta. Sí, los adultos también son como niños. Muchos de ellos fueron educados bajo el mismo esquema cultural de violencia que estos jóvenes quieren desmontar.

Voces Unidas

Salimos de la escuela y nos dirigimos a la casa de Emer, mejor conocido como DJ Ramplero. La idea es grabar un día de trabajo del grupo musical Voces Unidas. Conocerlos un poco más.
Ahí, en una humilde vivienda de Masatepe, se reúnen para hacer lo que más les gusta: cantar. En la pequeña sala el DJ tiene su computadora. Es ahí donde ocurre la magia, entre cuatro cajillas de huevos, dos parlantes de estéreo y un micrófono improvisado. Ahí resuenan los sueños de estos jóvenes talentos.“Otra vez”, dice César, el camarógrafo. Mientras un “silenciooooo” de Aleyda da inicio a la grabación.

Acto seguido suenan las voces de El Comando: cuatro hermanos de ojos gatos que cantan con mucho sentimiento.
De fondo suena un puom pupu puom reggaetonero, el DJ Ramplero está en plena acción. Prueba mezclas para ver qué fondo puede acompañar la letra:
“Escucha mi vooo uoooz, pide porfavo-uoor, que cese el dolor y que venga el amoooor uoouuooo uooo...”.El proceso de la composición musical es colectivo. Cada uno escribe su estrofa de manera libre y la comparte con el resto. Alguien hace el coro, lo prueban, ensamblan la canción y siguen probando.

Una gran familia

Son jóvenes con brillo en los ojos. Están llenos de proyectos. Su experiencia en la radio, en la música y en el periodismo en general, les ha convertido en jóvenes desinhibidos.
También están Scarleth y Eliett, del programa de radio Chavaliando. Esta emisión juvenil dedicada a la música y a programas educativos comenzó hace más de cuatro años.
La experiencia ha significado un antes y un después en la vida de estos jóvenes. Scarleth me da la clave de lo que ha significado este proyecto: “Nos ha permitido ser nosotros mismos”.
Además de ver crecer su seguridad y autoestima, estos chavalos y chavalas han ganado una gran familia. Porque ellos se ven como una gran familia. Lo mismo ocurre con Voces Unidas. Hay mucha complicidad y respeto entre ellos.
Al inicio de la grabación les pido sus nombres. Para mi sorpresa, ellos me responden con otra pregunta: “¿Nuestros nombres o nuestros nombres de artistas?”.
¡Qué desliz el mío! Definitivamente, el de artistas: Emer es DJ Ramplero, Carlos es Charlie, Adriana es Gaby, Nelson es Nelson, Guillermo es Anthony, Eliezer es Eliezer, Byron es Byron. Este último me explica por qué no tiene nombre artístico. “Carlos Santana es Carlos Santana, Carlos Mejía es Carlos Mejía. ¿Por qué me lo voy a cambiar?”, me dice con una sonrisota enorme.

Este grupo musical, cuyas canciones comienzan a sonar en las radios locales, tiene una historia de siete años. Al principio eran un dúo, Eliezer y DJ Ramplero.
“Nos gustaba cantar, pero aquí en general se estigmatizaba el reggaetón. La mayoría de los cantantes lo usan para degradar a la mujer o decir cosas obscenas. Nosotros quisimos hacer algo diferente”.

Saber escuchar

El inicio fue difícil. El dúo pedía permiso para cantar en las escuelas y festivales. La gente observaba. No sabían qué esperar de ellos.
Luego se juntaron con El Comando y otros jóvenes para llamarse Voces Unidas.
“Ahora la gente nos hace invitaciones para ir a la escuela o eventos públicos”, me dice contento.
“A partir del 2008 nuestra música subió de nivel y está sonando en algunas radios locales en Masaya y Jinotepe. Eso es bueno para que la gente vaya conociendo nuestro trabajo”.
A Eliezer le acompaña su hermanito menor. Hay mucha ternura entre ellos. Me dice que es su mayor inspiración y que le quiere enseñar todo lo que pueda. “Yo pienso que es una forma de sembrar en alguien, que no quede en mí todo lo que yo sé”.
Voces Unidas pide lo mismo que la mayoría de niños y jóvenes de este país tan golpeado por la violencia: ser escuchados y queridos. En sus canciones han encontrado el camino para expresar sus sentimientos. Ahí hablan del maltrato y el olvido, pero también del amor, de la importancia del cariño y de la solidaridad.
“…Ya nada es igual / los niños se entristecen por no poder jugar / Todo está cambiando en esta sociedad / dependiendo lo que siembre es lo que vas a cosechar. / En cosas del futuro en un nueva Nicaragua / necesitan del amor/ como necesitan del agua...”.
El coro es contundente: “No están riendo, están sufriendo / no están jugando, están llorando. / No quieren golpes, tampoco gritos / piden amor / ellos piden amor”.
Y la canción continúa: “…Si le pido ternura, me da con una regla / si no hago mi tarea, me da con una regla / si me río, si me muevo, me da con una regla / si pongo mi relajo, me da con una regla. / ¿Qué es lo que voy a hacer? / Sólo golpes y con gritos / así no puedo crecer / yo mejor estoy solito”.
Me siento conmovida por sus letras. Por ese “no queremos más traición” de los adultos y de la sociedad que cierran los ojos ante lo que ocurre cotidianamente.

Una gotita de solidaridad

Sus canciones son también su gotita de solidaridad. “Yo me asombro de ver tanta gente que no tiene lo suficiente para poder vivir y comer bien. Y me digo, yo no tengo millones para ayudarlos, pero puedo escribir mi canción”, me dice Byron.
Ese es el sentido de Voces Unidas, tocar el corazón de la gente. Ese músculo mítico en el que depositamos nuestros sentires.
Al final del día, el corazón me dice algo del espíritu humano y la belleza de los sueños. El empeño, la esperanza y el ingenio de estos jóvenes para seguir adelante entre tantas dificultades son capaces de sacudirnos el espíritu.
Así como las palabras de Eliezer, directas y francas cuando me pide que anote una última cosa. “Es algo importante”, me recalca. Una idea que siempre le ronda la cabeza.
“Cuando una persona muere, la gente dice: ¡Ala! ¡Tenía tantos proyectos aún, tantos planes en su mente! Nosotros queremos que cuando nos toque a nosotros, la gente diga: todos los planes que tenían los hicieron”.
Hay algo de grandioso en esa energía puesta al servicio de la creatividad. La creatividad es ni más ni menos que el modo de expresión del alma y estos jóvenes necesitan expresarla.
Tienen mucho que decir.
¿Sabremos nosotros escuchar?

Ministerio Voces Unidas

Por Elmer Gutierrez Sevilla
Integrante de Nacatamal Digital

El Ministerio Voces Unidas nace en Masatepe, cuna del mondogo, la mondoga y toda la gordura de mi país. Nace con el propósito de dar a conocer a Jesucristo -único salvador de este mundo, nace para decirle al mundo, que somos nicas y estamos en contra de la "Violencia".

Nacimos para que Nicaragua se pronuncie ante el mal actuar de nuestros propios comportamientos. Nacimos para crear una nueva Nicaragua. Desde mis 15 años traigo el "Nica-bun" en mis venas. Traigo la mezcla de la música urbana con el rico ritmo de la música Nicaragüense.

Gracias al esfuerzo, la lucha, el apoyo de mis amigos, mi familia y el gran deseo de superación he logrado destacarme como Productor musical. ... Mi sueño es sacar adelante la música urbana en mi país; quitándole el estigma de violencia, discriminación, y creándole una nueva cara al género con nuestra temática, mi sueño es tener un estudio completo de grabaciones, al cual ya le he nombrado: "Control Records Producciones". Actualmente trabajo en compañía de mis amigos en la producción musical y la creación de Spots publicitarios de manera independiente.

El género urbano ha sido criticado por mucho tiempo, algunos lo denominaron moda, pero nosotros con la ayuda de DIOS rescatamos el género y hoy respondemos que: "El mundo pasa y sus deseos; pero lo que se hace para el señor permanece para siempre". El Nica-bun es de Cristo y prevalecerá por siempre en el corazón de Nicaragua.

jueves, 23 de julio de 2009

LA CREATIVIDAD MUSICAL


Durante mi vida musical, he sido testigo de arreglistas, productores, músicos virtuosos o dedicados, creativos y fusiladores de temas ya sonados, intérpretes e imitadores, porque en mi país, que es el mundo, hay de todo.

Sin embargo sin creatividad musical, no siento que haya aporte, he visto muchos grupos que pueden dar más de lo que presentan en las tarimas y a veces hacen malas copias de canciones ya sonadas, incluso hasta copiando el vestuario de el creador de la obra.

Me detengo a pensar en cuánto gastas de energía musical para poder llegar, incluso con filigrana, a parecerte a tu ídolo...desgastando tus neuronas en los sitios de Internet para ver en que anda el fulano que te inspira a seguir viviendo y sobreviviendo musicalmente, por que sentís que sin el-ella, no serías nada en el mundillo en que te desarrollas.

Así como estos personajes hay millones, lo mas triste es que critican a los que intentan salir del cascarón con una propuesta basada en su raíz, y lo tildan de pendejo musical, asesino del sonido moderno y muchas veces lo aíslan simplemente por que no esta en su sintonía.

Será por esto que muchos suicidios musicales se comenten en los conservatorios???, muchos salen tocando como los dioses pero no transmiten nada, pues simplemente el maestro que les dio la primera piedra, era el ex guitarrista de un grupo de rock que imitaba a el guitarrista de el grupo tal, del país tal, o que simplemente por que quería evitar la fatiga, jamás inventó algo con su instrumento.

Estoy en un curso de creatividad musical con un maestro que le truena! Martin Rasskin, Argentino amante de la música electrónica y de los Beatles, personaje fuerte en el mundo musical, quien no se dejó sin lugar a dudas, domesticar en los conservatorios. Él llego a Nicaragua a dar lo mejor de su creatividad y experiencia a un grupo de reguetoneros, roqueros, ejecutantes de música clásica, y gente que escudriña es sus raíces mestizas para hacer música que diga algo, que aporte pero sobre todo que transmita lo que llevamos dentro.

Yo personalmente quisiera que la realidad de nuestra música regional Nicaragüense cambiara, que en los conservatorios fuera de cierre de curso pasar a partituras la música anónima que ronda en cassettes casi destrozados por la indiferencia de los profesores de música, que prefieren las obras de grandes maestros de siglos pasados, sabiendo que en nuestro país existen mas de quinientos villancicos y canciones anónimas esperando por la creatividad musical que aún no enseñan los destacados catedráticos y musicólogos de mi país.

Publicado por: Juan Solórzano

jueves, 16 de julio de 2009

¿Quiénes somos?

Yaoska Guillén: Egresada de Administración de Empresas en la Universidad Centroamericana UCA, Nicaragua. Desde el 2002 ha trabajado en la Fundación y La Casa de Los Mejía Godoy en el área administrativa, operativa y mercadeo. Actualmente es coordinadora de proyectos sociales, supervisora y organizadora de eventos, responsable de operaciones, delegada de mercadeo y publicidad y encargada de la producción de discos musicales de la fundación. Además, participa permanentemente en actividades



Emer: Cursa cuarto año de Ingeniería en sistemas. Ha participado en talleres de: Producción Radiofónica y Digitalización Radiofónica impartidos por la UNESCO, así como cursos de Producción musical y Audiovisual impartidos en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH). Es integrante de los grupos "Ministerio Voces Unidas", "Chavaleando" y del "Gran Nacatamal Digital". Actualmente trabaja en la producción musical y la creación de spots publicitarios de manera independiente. Además está luchando por el sueño de tener un estudio completo de grabaciones, al cual ya ha nombrado: "Control Records Producciones".





Juan Montalbán: Trabaja en mercadeo y es miembro del grupo nacatamal digital, dispuesto a aportar todo lo que este a su alcance, para que este proyecto tan genial, siga desarrollándose en la bella Nicaragua.






María Félix Morales: Comunicadora, apasionada por los audiovisuales. Se ha involucrado en diversas iniciativas que utilizan la promoción de comunicación para el desarrollo. Ha participado en la creación y ejecución de estrategias de incidencia, diagnóstico y elaboración de planes de comunicación. Cuenta con experiencia en producción de materiales de comunicación alternativa y conocimientos de trabajo con fotografía y edición de video.




Bismark Velázquez: Diseñador gráfico, entusiasta por la fotografía y la literatura. Estudió comunicación audiovisual en CAEG, Nicaragua. Cuenta con experiencia en el sector editorial y publicitario Actualmente se desempeña como diseñador gráfico independiente
.





Belkis Ramírez Cano:
Licenciada en Dirección de Cine y Televisión, Máster en Artes, graduada en la Academia Nacional de Arte Cinematográfico y Teatral de Sofía, Bulgaria. Desde 1991 trabaja como Productora, Realizadora y Guionista de producciones independientes en cine y video. Actualmente es Presidenta de la Asociación Nicaragüense de Cinematografía (ANCI)




Juan Solórzano: Músico desde los 18 años, ha producido sus propios materiales discográficos, conocedor del folclor de Nicaragua y latinoamericano, ha tenido participaciones nacionales e internacionales en diversos festivales musicales , adaptado al músico del siglo 21, posee un estudio casero el que le permite realizar las preproducciones de ideas musicales, aportando así a folcloristas y músicos de su país.

Actualmente miembro de ¨ NACATAMAL DIGITAL ¨